Blog

Guardianes de calidad ajena

Posted by:

Entrevista del : http://www.elfinancierocr.com/ef_archivo/2010/julio/11/tecnologia2427460.html
Elsoftware testing reduce riesgos
Edición 775 – Carolina Ruiz Vega

Mejor prevenir que lamentar. El conocido refrán es la razón de ser del negocio de los probadores de software.

Su trabajo es someter el producto a pruebas para verificar el cumplimiento de las especificaciones requeridas por el usuario y disminuir así fallos a la hora de implementar el producto o de sacarlo al mercado.
La colombiana María Clara Choucair es una de las pioneras latinoamericanas en el tema. “En la década que tenemos de existencia, hemos ahorrado más de lo que nos han pagado a nosotros”, dice al referirse a Choucair Testing, compañía de la cual es gerenta general.

¿Por qué? ¿A qué riesgos está expuesta una empresa si no prueba el software?
Los errores de software van en perjuicio de los usuarios, y eso no solo les puede costar dinero, sino también los clientes y la imagen.

¿A qué tipo de pruebas someten el software?
Depende de lo que necesito y para qué mercado voy. No todo se puede probar porque no daría la relación costo-beneficio. Se pue-de probar funcionamiento, de-sempeño, velocidad, seguridad, código con el que fue hecho… Se prueba lo que se necesita.
Entonces, ustedes son como un control de calidad…
No, los controles de calidad se enfocan en el proceso; nosotros, en el producto.

¿Cómo se prueba el software?
Hay herramientas para cada aspecto que se va a probar y algunas pruebas pueden ser automatizadas. Los robots de prueba se usan más cuando se cambia un pedacito y se quiere volver a probar el resto del aplicativo para ver si esa modificación le afectó otra parte.
“Pero lo más importante es la planificación: qué se va a probar y cuál va a ser la estrategia para hacerlo. Luego se hacen casos de pruebas, se corrige y se libera el producto”.

¿Se pueden usar servicios de cloud computing para hacer las pruebas?
Eso de probar elsoftware desde la nube en Internet no está en furor todavía. Se usa, a veces, pero no mucho aún.

¿Y liberar versiones beta del producto? ¿Eso se considera software testing?
Lo ideal sería que quienes lo van a usar hagan las pruebas de forma dirigida y que hayan muy buenos canales de comunicación entre ellos y el desarrollador.
“Eso se usa más para productos masivos y debe ser más un apoyo a las pruebas que ya se hicieron internamente y controladas, que una prueba en sí misma”.

¿Qué tipo de sistema es especialmente importante someterlo a prueba y quién debe hacerlo?

78.000
fallas ha identificado Choucair Testing en los 10 años que tienen de existencia.
130.000
suman los probadores desoftware certificados a nivel mundial, 282 son latinoamericanos.

Los aplicativos que impliquen vidas humanas y los de las empresas de servicios, que usualmente se apoyan en la tecnología para llevar a cabo el negocio.
“Generalmente los desarrolladores tienen su propia oficina de pruebas pero apoyarse en un tercero especializado puede ser más eficiente porque cuatro ojos ven más que dos.
“También hay clientes corporativos –los bancos, por ejemplo– que ponen una capita de contención. Entonces nos dan el software que recibieron del proveedor y nosotros lo probamos antes de implementarse”.

¿Cuándo es el momento oportuno para someter el producto a pruebas?
Yo soy partidaria que todo tenga pruebas pero al final la empresa decidirá dependiendo de cuánto riesgo está en juego.
“Si se prueba en procesos inmaduros, será más costoso porque se estarán atajando bobaditas que pudieron haberse detectado desde antes”.

¿Qué hacer en los casos que el testing sale más costoso que el desarrollo?
Eso es muy normal que ocurra cuando se trabaja con un desarrollador nuevo, mientras el equipo se ajusta a la calidad solicitada por el cliente.
“En esos casos, nosotros ayudamos a que el desarrollador aprenda de los errores para que no se repitan en el próximo ciclo de desarrollo”.

¿Se requieren profesionales especializados en software testing o el procedimiento lo puede hacer cualquier desarrollador?
El probador debe tener un pensamiento diametral diferente para que pueda mirar lo que el desarrollador no vio en sus pruebas.
“Tiene que ponerse en muchos zapatos (en los del usuario, del arquitecto, del cliente…) y ser muy creativo para que se le ocurran cosas que nadie más pensó –siempre en línea con lo que el cliente quiera probar–. También debe ser muy preciso en el lenguaje porque si supone, pierde”.

¿Alguna recomendación, en este sentido, para las universidades?
A veces los informáticos salen muy técnicos de la universidad. Además de enseñar a programar, me parece que se debe enseñar el proceso y que el software testing es parte de eso; y formar en cómo analizar y abordar los problemas. No es tanto la técnica como el pensamiento, aunque la experiencia sí es muy importante en este campo.

¿Ven ustedes mercado para que crezcan las empresas de servicios de pruebas de software en Latinoamérica?
Esta industria va creciendo pero el que se meta en este negocio lo tiene que hacer de una manera juiciosa y responsable.
“Cuando a uno le entregan un producto para que lo pruebe, uno tiene el honor y la responsabilidad de cuidar que salga bien; y para eso se requiere alto entrenamiento y calidad en los métodos que utiliza para hacer las pruebas”.

¿Cómo proyectarse a otros mercados?
Tenemos que empezar por nuestro propio mercado, el latinoamericano. Después se pueden abrir sucursales en otros destinos y aprender esos idiomas porque la comunicación es crucial en esto. Es muy difícil entender los requisitos y expresar los defectos de un programa en un idioma que uno no conoce.

Certificar
HASTQB: Hispanic America Software Testing Qualifications Board es una organización sin fines de lucro, conformada por expertos en pruebas de software para promover las certificaciones, y el trabajo entre los miembros para fortalecer la industria de pruebas.

Certificaciones otorgadas: 130.000 en el mundo. De ellas, 282 son latinoamericanas; ninguna costarricense.
Beneficios de certificarse: Homologar el conocimiento y la terminología a nivel mundial.

1


About the Author: